Las dentaduras postizas, las prótesis removibles

La función de las prótesis dentales es la de rehabilitar la dentición con el fin de recuperar sus funciones fisiológicas, como la masticación y la deglución de los alimentos, así como evitar problemas de pronunciación.

La prostodoncia es la especialidad que se ocupa de esta área de la odontología. El prostodoncista trata diversos problemas dentales atendiendo tanto a la funcionalidad como a la estética dental.

Cuando se pierde una pieza dental, los dientes adyacentes tienden a desplazarse, lo que provoca problemas masticatorios, impidiendo una alimentación adecuada y dificultando la correcta higiene oral.  Esto hace que el paciente tenga un riesgo mayor de contraer enfermedades.

Reemplazar los dientes que se han perdido es entonces fundamental para mantener una correcta salud bucodental y general además de la recuperación de la estética dental.

¿Qué hace el prostodoncista?

Con el fin de recuperar la apariencia, comodidad o estado de salud de una persona, el prostodoncista hace fundas, puentes fijos, dentaduras completas, prótesis completas cerámicas, prótesis acrílicas y prótesis esqueléticas, parciales removibles, implantes dentales, resuelve traumas en la boca o los dientes, problemas de la articulación de la mandíbula, además de prótesis orales o faciales, etc.

En este artículo nos detendremos a analizar los aspectos relacionados con las prótesis dentales removibles.

Las Prótesis removibles

Las prótesis se clasifican en fijas y removibles. Las prótesis dentales removibles son las que el paciente puede extraer el mismo. Suele ser una de las opciones preferidas por las personas, cuando no es posible someterse a la colocación de implantes dentales, al no contar con las condiciones anatómicas apropiadas para ello.

Las prótesis dentales removibles son hechas a medida y se adaptan a la cavidad bucal del paciente sustituyendo las piezas dentales perdidas.

Estas prótesis ofrecen la ventaja de que se pueden retirar sin la intervención de un profesional facilitando su higiene.

Recomendaciones de uso

La forma en que el paciente se colocará la prótesis será con mucho cuidado, siempre usando las dos manos. Buscando la posición adecuada, se presionará ligeramente con los dedos hasta notar un pequeño ‘clic’.

No se debe apretar la mandíbula o hacer una fuerte presión con los dientes para su colocación, ya que podría deteriorar o romper la prótesis y ocasionar daño al paciente.

La paciencia será la clave para acostumbrarse en los primeros días de uso. La impresión de tener algo extraño en la cavidad bucal desaparecerá progresivamente.

Para ayudar con la adaptación se observarán unos tips sencillos como el cerrar la boca por completo al comer, masticando con cuidado para no sobrecargar las encías, evitar alimentos duros o pegajosos, será mejor empezar con alimentos blandos. Ir poco a poco ya que en la masticación es posible que la prótesis se mueva.

En cuanto a la retirada de la prótesis, lo consideraremos como otro momento muy importante a atender. Se realizará tirando de ambos lados al mismo tiempo, colocando la yema de los dedos en los bordes con mucho cuidado de no arañar las encías con las uñas.

Se recomienda quitar la prótesis cada día y dejar la boca libre durante unas horas para que los tejidos blandos puedan descansar de la presión que la prótesis ejerce.

Cuidados de las prótesis dentales

Cuidar las prótesis dentales garantizará su correcto mantenimiento y su duración.

La prótesis debe limpiarse al menos una vez al día, utilizando un cepillo especial para prótesis.

Primero se enjuaga con agua y luego se frota el cepillo con un limpiador no abrasivo, puede ser dentífrico, eliminando los restos de alimentos y evitando la formación de biófilm dental. También se eliminará cualquier resto de adhesivo.

Aprovechar la noche para retirar la prótesis y dejarla en remojo es una buena idea para permitir que la mucosa descanse.

El odontólogo será quien compruebe la integridad y la correcta colocación de la prótesis.  Habrá que visitar de forma inmediata al dentista en el caso de notar que la prótesis comienza a aflojarse o si apareciera alguna llaga o irritación en la mucosa bucal.

Comparte